Moda rentable: una economía colaborativa

Moda rentable: una economía colaborativa

Imagine la practicidad de Uber, pero para la moda. Desde viajes en auto hasta vestidos de fiesta, cada vez más personas eligen la practicidad y los beneficios de consumir sin compromisos; la moda lidera la nueva tendencia “rentable”.

La “moda rentable” se está volviendo cada vez más popular entre los consumidores que quieren acceso instantáneo a lo lujoso, sin tener que pagar precios altos. Con los mercados en línea de la actualidad que ofrecen servicios “de igual a igual”, la economía colaborativa puede no ser una novedad, pero se está moviendo hacia el sector de la indumentaria.

Para los propietarios de bienes, esta economía colaborativa transforma las posesiones en flujos de ingresos, pues permite sacar provecho de los bienes todo el tiempo. Los consumidores pueden pagar para usar algo durante un período breve, por una fracción del precio de compra y con más posibilidad de elegir.

¿Este modelo minorista de la economía colaborativa servirá para la industria de la indumentaria? Según un reporte reciente de Future Market Insights, se prevé que Norteamérica acapare la mayor cuota de los ingresos totales del mercado mundial de alquiler de indumentaria en línea, con una participación de mercado estimada del 42,3% para finales de 2016. Para finales de 2026, se estima que el mercado mundial de alquiler de indumentaria en línea estará valorado en 1.952,4 millones de dólares.

El éxito del modelo de alquiler, tanto en línea como sin conexión, no es nada sorprendente dado que los consumidores más jóvenes quieren mantenerse al día con la moda en constante cambio, con costos bajos. Mientras que la moda rápida es una respuesta a muchos de estos deseos, los consumidores siguen buscando maneras de ser más sustentables. La ropa “rentable” le permite disminuir el impacto ambiental, porque reduce el desperdicio y recicla prendas para nuevos usos, mientras se mantiene al día con las últimas tendencias.

Una empresa que está adoptando estas estrategias es Rent the Runway, con más de seis millones de miembros y un inventario de más de 200.000 prendas de vestir, joyas y accesorios. Los clientes pueden filtrar por ocasión, tamaño, etc., y leer reseñas antes de elegir un uso único o un programa de suscripción. También reciben una talla adicional de respaldo y pueden conservar la prenda durante cuatro días para después devolverla gratis y sin tener que llevarla a la lavandería.

Rentable Fashion: A Sharing Economy
Una experiencia omnicanal en la nueva tienda insignia de Rent the Runway (Imagen de: Rent the Runway, Architectural Digest

El mercado de alquiler de indumentaria en línea también está desdibujando la línea entre el comercio minorista en línea y el tradicional sin conexión. Por ejemplo, los consumidores pueden alquilar prendas en línea, visitar una tienda o usar aplicaciones para explorar y ver artículos para alquilar ese mismo día. Estos datos se pueden usar para personalizar los perfiles para futuras compras.

“Quiero que la clienta se sienta como en casa, que sienta que esto es solo una extensión de su guardarropa y su vida”, afirma la cofundadora y CEO de Rent the Runway, Jennifer Hyman. “Quiero que se sienta tan cómoda como para probarse algo nuevo: una nueva marca, un nuevo estilo o una nueva tendencia. Esto va a ser económico para ella, será inteligente y hará que se sienta muy bien”.

Entonces, ¿la economía colaborativa afectará el modelo minorista tradicional? En la era del acceso instantáneo, la practicidad y el deseo de lo lujoso, la próxima gran tendencia puede ser el guardarropa de diseñador “rentable” en evolución, a un precio conveniente.

  •  
  •  
  •